LA NARRATIVA HISPANOAMERICANA EN LA PRIMERA MITAD DEL XX

La evolución de la narrativa hispanoamericana durante el s. XX puede describirse en cinco etapas:

1Primeros años del s. XX.: La narrativa sigue fiel al realismo del XIX. Cuando ya la poesía se había renovado profundamente a través del Modernismo, la novela seguía aún los cauces heredados del s. XIX. El realismo domina la novela hasta los años 40.

Entre 1910 y 1920 destacan obras como “Los de abajo” de Mariano Azuela, sobre la revolución mexicana y “Raza de bronce” de Alcides Arguedas, sobre los indios explotados. Indigenismo, enfoque político y social y presencia de la naturaleza son sus principales ingredientes. 

2-A partir de 1920. Se consolida una novela realista con temas americanos e interés social.

Se consolidan estas tendencias, incidiendo en la lucha del hombre con la naturaleza, la miseria y las dictaduras. Las siguientes novelas son características de este periodo: “La vorágine” de Ricardo Güiraldes, sobre la pampa y el gaucho argentino; “Doña Bárbara”R. Gallegos, que es un amplio fresco de las tierras venezolanas y “El mundo es ancho y ajeno” de Ciro Alegría que es una denuncia sobre unos indios despojados de sus tierras.

3 -Años 40 y 50: se suceden experiencias  renovadoras, compatibles con el acento social.

A partir de este momento se buscarán otros temas y técnicas con las que y tratar los motivos tradicionales y se aprecian novedades como:

-La aparición de temas urbanos junto a los rurales dominantes.

-Se abordan problemas humanos y no solo sociales.

-aparece la fantasía junto con la realidad: será el llamado “realismo mágico” o “lo real maravilloso”. Esta denominación surgió en Europa para referirse a un grupo de pintores alemanes postexpresionistas que incluían seres imaginario y elementos irreales en sus obras. El término pasó al MOMA (Museo de Arte Moderno de N. York) y de aquí a la literatura, con la combinación de elementos fantásticos y fabulosos con el mundo real para crear un equilibrio entre lo cotidiano y lo maravillosos. Hechos cotidianos son presentados como maravillosos y viceversa.

En este momento surge un rico panorama de autores entre los que destacamos:

Jorge Luis Borges: (Argentina, 1899-1986) uno de los más asombrosos autores de cuentos de todos los tiempos. Sus relatos nos ponen en contacto con lo insólito y excepcional, proponiéndonos sutiles juegos mentales llenos de inteligencia. Sus cuentos se recogen en volúmenes como “El Aleph”.

Alejo Carpentier (Cuba, 1904-1980) “Los pasos perdidos” o “El siglo de las luces”.. Una obra en la que existe una mezcla perfecta entre ficción e historia y una prosa desbordante, rica.   El autor la terminó el año de la Revolución Cubana una revolución que comenzó con ideales de libertad e igualdad fracasa por los intereses y el ansia de poder.

Juan Rulfo: (México, 1918-1986) , autor de maravillosos cuentos y de una novela magistral “Pedro Páramo”, donde se mezcla  la vida y la muerte, lo real y lo sobrenatural, lo personal y lo social, que influirá decisivamente sobre autores posteriores. La novela se inicia con el relato en primera persona de Juan Preciado, quien le prometió a su madre en su lecho de muerte que regresaría a Comala para reclamarle a su padre, Pedro Páramo, lo que les pertenece. Preciado, cuyo nombre no conocemos hasta avanzada la novela, sugiere que no tenía intenciones de cumplir esta promesa hasta que comienza a tener visiones subjetivas de Comala y de Pedro Páramo que finalmente lo llevan a empezar su viaje. Su narración está fragmentada y se ve mezclada con diálogos de su recientemente difunta madre, Dolores Preciado. También se ve interrumpida y reemplazada por una línea narrativa en primera persona que aparentemente es de Pedro Páramo.

Preciado se encuentra con varias personas en Comala, a quienes, en determinado momento, comienza a percibir como muertas. Al acabar el primer tercio de la novela, la narración de Preciado se detiene y empieza el monólogo interior de Pedro Páramo como narrador omnisciente. La mayoría de los personajes en la narración de Juan Preciado (Dolores Preciado, Eduviges Dyada, Abundio Martínez, Susana San Juan y Damiana Cisneros) están presentes en esa narración omnisciente, pero con perfil mucho menos subjetivo. Las dos narrativas mayores que compiten, dan versiones descriptivas diferentes de Comala. Sin embargo, es la narración omnisciente la que describe a Pedro Páramo y da detalles de su vida, desde su idealización juvenil de Susana San Juan, su encumbramiento, sus abusos tiránicos, su condición de mujeriego, hasta su muerte. Aunque la condición marcante de su personalidad es la crueldad, Pedro Páramo es también mostrado como siendo un padre que adoraba a su hijo nacido fuera de su matrimonio, Miguel Páramo, pero igual criado por él en su hogar, también como un astuto jefe que sabe cómo manejar a sus mercenarios que de otro modo hubiesen arrasado Comala.

4.     Años 60 y 70: se produce el boom o auge de la nueva narrativa, que sitúa a sus autores en la primera línea de la narrativa mundial.

En los años 60, los lectores se quedan fascinados por autores como Cortázar, Vargas Llosa, García Márquez, Ernesto Sábato..con los que la narrativa hispanoamericana se sitúa  en el primer plano mundial. Estos novelistas continuaban las innovaciones emprendidas por sus predecesores, llevándolas más lejos y aportando nuevos recursos, ampliando el universo temático, ahondando en “el realismo mágico”, experimentando con las estructuras , el lenguaje, el estilo y derrochando creatividad.

Nos centraremos en la obra de cinco autores:

Gabriel García Márquez ( Colombia, 1928). Premio Nobel Lit. 1982. En sus obras destaca un pueblo imaginario llamado Macombo, reflejo de su Aracataca natal. En él ambienta  “El coronel no tiene quien le escriba”, “Cien años de soledad”, que cuenta la historia de la familia Buendía a través de varias generaciones , mezclando realidad y fantasía de modo singular. Su imaginación creadora y su facilidad para contar son las principales virtudes de este autor. Otras obras: “Crónica de una muerte anunciada”, El amor en los tiempos del cólera”…

Julio Cortázar (Argentina 1914-1984). Estupendo autor de cuentos “Historias de cronopios y de famas” y como novelista en cuya obra surge lo fantástico dentro de lo cotidiano mostrando la complejidad de lo real. Su novela “Rayuela” es un alarde de maestría estilística y estructural y marca un antes y un después para la narrativa mundial. Es una obra que admite varias lecturas. Lo importante no es tanto su argumento como el vasto universo psicológico de cada personaje y la relación que establecen con el arte, el amor , los celos o la muerte.  El libro es una negación de la cotidianidad, en él se abren paso las situaciones más absurdas y éstas se toman con total ligereza. El glíglico es un lenguaje creado por Julio Cortázar y presente en su novela Rayuela, cuyo capítulo 68, que evoca una escena erótica, está completamente escrito en él. Se trata de un lenguaje musical que se interpreta como un juego, además de ser un lenguaje exclusivo, compartido por los enamorados, que los aísla del resto del mundo.

“Apenas él le amalaba el noema, a ella se le agolpaba el clémiso y caían en hidromurias, en salvajes ambonios, en sustalos exasperantes. Cada vez que él procuraba relamar las incopelusas, se enredaba en un grimado quejumbroso y tenía que envulsionarse de cara al nóvalo, sintiendo cómo poco a poco las arnillas se espejunaban, se iban apeltronando, reduplimiendo, hasta quedar tendido como el trimalciato de ergomanina al que se le han dejado caer unas fílulas de cariaconcia. Y sin embargo era apenas el principio, porque en un momento dado ella se tordulaba los hurgalios, consintiendo en que él aproximara suavemente su orfelunios. Apenas se entreplumaban, algo como un ulucordio los encrestoriaba, los extrayuxtaba y paramovía, de pronto era el clinón, las esterfurosa convulcante de las mátricas, la jadehollante embocapluvia del orgumio, los esproemios del merpasmo en una sobrehumítica agopausa. ¡Evohé! ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentía balparamar, perlinos y márulos. Temblaba el troc, se vencían las marioplumas, y todo se resolviraba en un profundo pínice, en niolamas de argutendidas gasas, en carinias casi crueles que los ordopenaban hasta el límite de las gunfias”.   (Julio Cortázar, Rayuela, capítulo 68)

Aunque a primera vista parece carecer de sentido, una lectura más detallada permite ver que en realidad es bastante comprensible. El glíglico tiene la misma sintaxis y morfología que el español, usando palabras normales con otras inventadas pero reconocibles como sustantivos o verbos, y puntuando correctamente las frases

Se la ha llamado la”antinovela” por su carácter innovador, pues rompió con todos los cánones establecidos hasta su época. Cortázar pretende “ver de otra manera el contacto entre el lector y la novela” incitando a que modifique su actitud pasiva frente a la obra y tome parte activa y crítica en la misma.

Hay que tener en cuenta la influencia en esta obra de autores como Thomas Mann “la montaña mágica” o James Joyce y su “Ulises”.

-Mario Vargas Llosa (Perú, 1936). Premio Nobel de Lit. 2011. Asombró con “La ciudad y los perros”, “Conversación en la catedral”, “Lituma en los Andes” y una extensa lista hasta terminar con “El sueño del Celta”

La aventura que narra esta novela empieza en el Congo en 1903 y termina en una cárcel de Londres, una mañana de 1916.

Aquí se cuenta la peripecia vital de un hombre de leyenda: el irlandés Roger Casement. Héroe y villano, traidor y libertario, moral e inmoral, su figura múltiple se apaga y renace tras su muerte:

Casement fue uno de los primeros europeos en denunciar los horrores del colonialismo. De sus viajes al Congo Belga y a la Amazonía sudamericana quedaron dos informes memorables que conmocionaron a la sociedad de su tiempo. Estos dos viajes y lo que allí vio cambiarían a Casement para siempre, haciéndole emprender otra travesía, en este caso intelectual y cívica, tanto o más devastadora. La que lo llevó a enfrentarse a una Inglaterra a la que admiraba y a militar activamente en la causa del nacionalismo irlandés.

También en la intimidad, Roger Casement fue un personaje múltiple: la publicación de fragmentos de unos diarios, de veracidad dudosa, en los últimos días de su vida, airearon unas escabrosas aventuras sexuales que le valieron el desprecio de muchos compatriotas.

El sueño del celta describe una aventura existencial, en la que la oscuridad del alma humana aparece en su estado más puro y, por tanto, más enfangado.

  5. Los herederos del boom: consolidan el éxito comercial de la novela hispanoamericana.

Al tiempo que estos autores siguen publicando se abren paso nuevas generaciones de escritores que acceden a un mercado mucho más atento a las novedades procedentes de Hispanoamérica, pero que deben luchar para estar a  la altura, de sus predecesores.  Entre estos destacaremos a novelistas como:

Alfredo Bryce Echenique (Perú, 1939). Sorprende por su sentido del humor y su capacidad para caricaturizar personajes y situaciones. “La amigdalitis de Tarzán” .

Isabel Allende (Chile, 1942). En su obra se aprecia una gran influencia de García Márquez. En ella aparecen vetas mágicas, compromiso social y voluntad de narrar con sencillez. Entre sus obras destacaremos “La casa de los espíritus”.

Laura Esquivel, (México,195=)En sus novelas, emplea un realismo mágico para combinar lo sobrenatural con lo mundano, especialmente en su primera novela Como agua para chocolate. En ella, proclama la importancia de la cocina como la pieza más importante de la casa, elevándola a fuente de conocimiento y comprensión de gusto y deseo.

Luis Sepúlveda, ( Chile, 1949) Ha cultivado diversos perfiles de la narrativa, como el relato ecologista, el cuento infantil, la novela de intriga, la novela policiaca, la novela negra y la crónica de viajes.

Entre sus títulos figuran: Un viejo que leía novelas de amor (1992), obra que transcurre en la selva ecuatoriana, en el mundo de los indios shuar o jíbaros, y que ha recibido el premio Tigre Juan y otras distinciones internacionales, además de haber sido traducida a catorce idiomas; “Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar “(1996);

En 1999, fue llevada al cine Un viejo que leía novelas de amor.        (Hay otra entrada en el blog. con una guía de lectura de “Un viejo que leía novelas de amor”)

Como cuentistas, destacaremos a Augusto Monterroso, autor de “microrrelatos”. El microrrelato forma parte de un amplio grupo de microtextos  (“haikus” japoneses,- Los haikus son poemas breves originarios de la cultura japonesa. Según la tradición, se escriben en tres versos de cinco, siete y cinco sílabas, respectivamente, aunque no todos los autores respetan esta métrica.

Éste es un ejemplo de haiku:

El ruiseñor
unos días no viene;
otros, dos veces.

, greguerías, aforismos, fábulas, eslóganes, ..)con los que comparte la eliminación de redundancias y adornos innecesarios, pero mantiene los principios de la narración (narrador, personajes,  acción, espacio y tiempo).

Ej. Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí. (“Dinosaurio”).Está considerado el relato más corto de la literatura universal.

Mario Benedetti: Un ejemplo de sus microcuentos: LOS BOMBEROS:

“Olegario no sólo fue un as del presentimiento, sino que además siempre estuvo muy orgulloso de su poder. A veces se quedaba absorto por un instante, y luego decía: “Mañana va a llover”. Y llovía. Otras veces se rascaba la nuca y anunciaba: “El martes saldrá el 57 a la cabeza”. Y el martes salía el 57 a la cabeza. Entre sus amigos gozaba de una admiración sin límites.

Algunos de ellos recuerdan el más famoso de sus aciertos. Caminaban con él frente a la Universidad, cuando de pronto el aire matutino fue atravesado por el sonido y la furia de los bomberos. Olegario sonrió de modo casi imperceptible, y dijo: “Es posible que mi casa se esté quemando”.

Llamaron un taxi y encargaron al chofer que siguiera de cerca a los bomberos. Éstos tomaron por Rivera, y Olegario dijo: “Es casi seguro que mi casa se esté quemando”. Los amigos guardaron un respetuoso y afable silencio; tanto lo admiraban.

Los bomberos siguieron por Pereyra y la nerviosidad llegó a su colmo. Cuando doblaron por la calle en que vivía Olegario, los amigos se pusieron tiesos de expectativa. Por fin, frente mismo a la llameante casa de Olegario, el carro de bomberos se detuvo y los hombres comenzaron rápida y serenamente los preparativos de rigor. De vez en cuando, desde las ventanas de la planta alta, alguna astilla volaba por los aires.

Con toda parsimonia, Olegario bajó del taxi. Se acomodó el nudo de la corbata, y luego, con un aire de humilde vencedor, se aprestó a recibir las felicitaciones y los abrazos de sus buenos amigos.”

 (Mario Benedetti, La muerte y otras sorpresas, 1968.)

 


Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. pin de mujeres
    May 07, 2013 @ 03:28:29

    I just couldn’t depart your website prior to suggesting that I really loved the standard info an individual supply to your guests? Is going to be back frequently to check out new posts

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

octubre 2011
L M X J V S D
« Feb   Nov »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
A %d blogueros les gusta esto: