CARACTERÍSTICAS DEL VANGUARDISMO POÉTICO.

He encontrado este enlace donde se recogen de una forma muy clara las principales características del vanguardismo poético (fragmentarismo, influencias de Nietzche y Freud, crítica al positivismo, la importancia de lo lúdico, la dimensión espacial del poema o la interrelación de las artes) publicado por el profesor  Camilo Fernández Cozman de la Universidad de S.Marcos, (Lima).

http://poesianodicenada.blogspot.com.es/2008/09/rasgos-del-vanguardismo-potico.html

lunes, 15 de agosto de 2011


RASGOS DEL VANGUARDISMO POÉTICO

 
 
Las principales características del vanguardismo poético son:
 
1)Fragmentarismo: en el poema modernista no se cuestiona la noción de totalidad; en cambio, en el poema surrrealista o futurista o ultraísta, el fragmento parece emanciparse de la totalidad. Cada verso parece tener independencia respecto del conjunto. Una idea se desarrolla en dos versos y luego se pasa, abruptamente, a otra idea que no tiene conexión con la anterior. Nietzsche es un antecedente, pues sus libros son un racimo de fragmentos;
2)Influencia de Friedrich Nietzsche: el filósofo alemán plantea que no podemos salir de las metáforas. Hay aquí una crítica del paradigma positivista y del racionalismo occidental;
3)Influencia de Sigmund Freud: el creador del psicoanálisis puso de relieve un método para abordar los sueños y los actos fallidos del sujeto. Es decir, le dio un papel fundamental al lenguaje. No se puede entender el surrealismo sin Freud porque el método de la asociación libre es un antecedente de la técnica de la escritura automática, propugnada por los surrealistas.
4)Crítica radical del positivismo: los positivistas decimónicos creían ciegamente en la ciencia; en cambio, los vanguardistas desconfían del discurso científico: los surrealistas creen que la ciencias se equivocó totalmente. Por su parte, los futuristas ven solo el lado lúdico del maquinismo. En contraposición a la ciencia, los vanguardistas revaloraran los discursos del ebrio, del loco y del niño porque poseen otra lógica y son ostensible manifestación de libertad. No hay que olvidar que en el siglo XX le asigna un papel fundamental a la subjetividad en el proceso de conocimiento desde el punto de la vista de la ciencia.
5)Experimentación formal: los vanguardistas son poetas de ruptura y hacen poemas experimentales que buscan cuestionar la lírica tradicional. Experimentan con el lenguaje hasta límites insospechados.
6)El papel de lo lúdico: el juego cumple un rol esencial en esta poesía, pues permite que la comunicación entre emisor y receptor sea más fluida y se elimine toda posible imposición de ideas por parte del emisor. La lectura de un poema, para los surrealistas y creacionistas, debiera considerarse un acto lúdico; pues el receptor tendría que utilizar su imaginación y capacidad lúdica para comprender cabalamente el sentido del texto;
7)Dimensión espacial del poema: el caligrama es un tipo de poema, practicado por Apollinaire y Huidobro, donde se observa la construcción de una figura a partir de la orquestación de las palabras. El poeta vanguardista aprovecha el escandido de los versos para sugerir determinada atmósfera. “La paloma apuñalada en el surtidor” de Guillaume Apollinaire revela una crítica de la atmósfera bélica a partir del uso de la paloma como imagen.
8)Interrrelación de las artes: el cine surge como arte en las últimas décadas del siglo XIX y produce un cambio esencial en la manera de convebir el arte. Tenemos un libro-objeto como 5 metros de poemas. También la noción de montaje esencial en el cine cumple un papel fundamental en el poema vanguardista, pues el poeta emplea materiales de diversa naturaleza y realiza una especie de collage en la página en blanco. Recordemos la “escultura de palabras” del neovanguardista Eielson como una manifestación evidente de la interrelación de las artes.
 

Aquí tenéis un enlace con el Blog del IES. PUERTOCARRERO de Almería.

Su contenido es muy completo y muy accesible. Os recomiendo que lo visitéis. Además de los temas de Lengua y Literatura, que también hemos estudiado en clase, podéis encontrar  recomendaciones y  modelos de comentario de textos corregidos, que os serán muy útiles para ampliar los que ya hemos hecho.

http://2bachilleratolengua.jimdo.com/e-temario-de-literatura-espa%C3%B1ola/

http://2bachilleratolengua.jimdo.com/c-comentarios-de-texto/

METODOLOGÍA PARA EL ANÁLISIS DE TEXTO EN LA PRUEBA DE SELECTIVIDAD.

Aquí tenéis unas pautas muy sencillas con las que lograréis realizar un buen comentario de texto. Sólo hay que ponerlas en práctica…siempre. Suerte!

 ¿QUÉ SE VALORA EN EL ANÁLISIS DE UN TEXTO?
En el análisis de un texto el alumno debe mostrar que domina aptitudes básicas:
– la capacidad comprensiva y de razonamiento,
– la facilidad para relacionar las ideas del texto con sus conocimientos previos y con su experiencia anterior,
– su capacidad crítica y la expresión de su punto de vista.
En la valoración de un ejercicio se toma en cuenta:
a) La capacidad de lectura y asimilación. Debe mostrarse el grado de comprensión verbal en el análisis del contenido de un texto.
b) La delimitación de las ideas. Es preciso distinguir con claridad unas ideas de otras, diferenciando las principales de secundarias, o ejemplificaciones.
c) La estructuración del contenido. Captar la articulación u organización de las ideas del texto- esto es, cómo se subordinan o complementan unas a otras -, y delimitar con claridad las relaciones que entre ellas se establecen.
d) La formación general. El grado de madurez intelectual que permite asociar ideas del texto con el conjunto de saberes y de experiencias propias, armonizando todo en una visión integradora de la realidad.
e) La capacidad crítica. Enjuiciar la realidad y emitir opiniones críticas sobre lo que se lee, así como argumentar convincentemente las afirmaciones.
f) La expresión lingüística. Expresarse por escrito con corrección, propiedad y fluidez, usando todos los recursos que el idioma pone a disposición de los hablantes.
1. METODOLOGÍA
1.1. LECTURA ATENTA Y COMPRENSIVA DEL TEXTO
Es la tarea preliminar y básica. Se trata de captar el contenido del texto en todos sus matices. En esta primera fase, debemos aprovechar para numerar las líneas o versos del texto, si no se ha hecho previamente.
Deben reunirse las siguientes condiciones básicas:
a) Un nivel adecuado de concentración. Es preciso fijar la atención- controlar el nerviosismo y desazón- y huir de los apresuramientos.
b) Una lectura atenta de texto. Los peligros de lecturas superficiales son muchos: las lecturas apresuradas dificultan la percepción adecuada de los matices con que se presentan las ideas y por ende, el empobrecimiento del análisis.
Se habrá advertido que hablamos de lectura en plural. Las lecturas del texto deben ser varias, debe leerse el texto más de una vez. Como mínimo, hay que leerlo dos veces: una previa o de acercamiento, que proporcionará una visión de conjunto, y otra más detallada, párrafo por párrafo, donde destacaremos las ideas fundamentales.
c) Conocimiento del vocabulario. El desconocimiento del significado de algunos términos puede dificultar la comprensión de las ideas esenciales.
En caso de duda sobre el sentido de alguna palabra, trataremos de deducir el significado de la palabra desconocida por el contexto en que se encuentra, por la etimología o por semejanza con otros términos conocidos. Se trata de hallar algún término conocido que pudiera ocupar el lugar del desconocido sin crear contradicciones con el contenido global del texto.
En cualquier caso, la incomprensión puntual de un término o una expresión no debe bloquear el análisis, ya que podrá ser superada en el propio proceso del comentario.
1.2. EL SUBRAYADO
Subrayar es resaltar aquello que ha de tenerse en cuenta: oraciones o palabras clave del texto. El subrayado es un procedimiento útil desde distintos puntos de vista:
a) Facilita la concentración: exige esfuerzo para precisar cuáles son las ideas esenciales.
b) Mejora la comprensión y la percepción de su estructura y organización.
c) Simplifica la elaboración de esquemas.
d) Ahorra tiempo. Podemos concentrar la atención, en una nueva lectura, en lo significativo del texto.

El subrayado y las ideas del texto
Debe subrayarse cuidadosamente las ideas principales de cada uno de los PÁRRAFOS del texto, elementos muy útiles para nuestro análisis, dado que nos permiten determinar la estructuración y la relación de ideas del texto.
Para delimitar la IDEA PRINCIPAL de un texto, en principio, me basta con saber que es la idea de la que no podemos prescindir para la comprensión correcta del texto. Si la suprimimos: el texto carecería de sentido o se consideraría incompleto.
La idea principal aparece en una oración que se distingue porque expresa una afirmación más amplia o general, de modo que abarca o da sentido a todas las demás. A veces, la idea principal es destacada por el autor por procedimientos diversos: expresiones lingüísticas, tipos de letra (negrita, cursiva…).
Las ideas secundarias, de otro lado, desarrollan, ilustran o refuerzan el contenido de la principal; ofrecen detalles, ejemplos, objeciones…
• ¿Cuándo y cómo subrayar?
Debe subrayarse cuando se ha alcanzado la comprensión global del texto; por tanto, no debe subrayarse durante la primera lectura, puesto que no se tiene la visión de conjunto que permite reconocer lo esencial de lo secundario en el texto.
Pese a la aparente banalidad, debe insistirse en la importancia de esta técnica; los errores en la delimitación de la idea principal se transmitirá a las siguientes etapas del análisis.

Ante dudas en relación con la importancia de una oración, lo mejor es abstenerse de subrayarla y releer de nuevo el fragmento hasta estar seguros.
Por último, lo subrayado ha de tener sentido por sí mismo, aunque sea telegráficamente. No se subrayarán incisos, aclaraciones o meras reiteraciones o ejemplificaciones que puedan interrumpir el enunciado de la idea principal.
1.3. EL ESQUEMA
El esquema es la presentación lógica, resumida y jerarquizada de las ideas de un escrito, así como de sus relaciones. Esquematizar un texto permite concretar visualmente las conexiones internas entre las ideas expresadas en ese texto y destacadas previamente por el subrayado.
Su elaboración es una consecuencia directa del subrayado. El esquema sintetiza de forma clara y breve los principales núcleos temáticos, mostrando su organización y presentándolo de manera gráfica.
• Características:
a) Estructuración. Podemos poner título al esquema, que coincidirá con el del texto si lo posee, esto es, una expresión breve que sintetice el contenido del texto. Los apartados serán cada una de las ideas principales, que se completarán con las ideas secundarias que tengan relevancia en cada caso, jerarquizadas, a su vez, en subapartados.
b) Unidad de visualización. El esquema facilita la percepción visual de la estructura del texto. Por tanto, el procedimiento gráfico elegido para la realización del esquema ha de ser uniforme.
c) Formas: Algunos tipos son:
1. Llaves. Cada llave representa una idea principal con sus ideas de apoyo.
2. Numéricos, alfabéticos o mixtos. El uso de números para los apartados y subapartados (1; 1.1.; 1.1.1), o bien el de letras combinadas (mayúsculas, minúsculas, paréntesis…).
1.4. EL RESUMEN Y EL TEMA
1.4.1. El resumen
Tal como se está exponiendo, estamos ante un proceso y ésta es la fase cuarta. Por consiguiente, el resumen es una consecuencia de lo realizado previamente: una lectura comprensiva reflejada en un correcto subrayado que ha sido ordenado mediante un esquema.
Resumir es un ejercicio de síntesis expresiva que nos servirá para mostrar nuestra comprensión de los contenidos fundamentales del texto. Un resumen es, por tanto, la redacción breve y selectiva, utilizando nuestro propio vocabulario, de los contenidos esenciales del texto, previamente subrayados y recogidos en el esquema.
Respecto de la extensión del resumen, es evidente que ésta es dependiente del texto que se resume. No obstante, como norma general, se situará entre 1/3 y 1/4 de la extensión del texto. Por ello, debe evitarse incluir en el resumen todo lo que no sea fundamental: se excluirán, pues, ideas reiteradas, ejemplos anécdotas, adjetivos innecesarios, etc.
En la redacción del resumen se usarán nuestros propios términos, aunque cabe la posibilidad de realizar brevísimas citas del texto convenientemente señaladas por los procedimientos habituales (las comillas). Debemos redactar el resumen de manera armónica, trabando las distintas ideas entre sí y mostrando la estructura global del texto.
Son errores habituales en el resumen que deben evitarse: la repetición o parafraseo de pasajes del texto, la mera yuxtaposición de ideas telegráficas, la simple descripción de la estructura
del texto sin recoger sus contenidos esenciales y la inclusión de juicios de valor u opiniones personales.
1.4.2. El tema
– Definición negativa de tema:
•No es el asunto,ni el argumento,ni el título.
– Definición positiva del tema:
•Intención del autor,idea nuclear que pretende comunicar.
– Formulación del tema:
•Brevedad y claridad,sin elementos superfluos, pero con exactitud. Un ejemplo de mala formulación del tema de un fragmento: “El tema es el amor”.
1.5. EL COMENTARIO CRÍTICO
Podemos, para organizar este parte, dividirla, a modo de aclaración, en cuatro fases:
a) Introducción. Tiene como finalidad de encuadrar el comentario.
b) Explicación y aclaración del sentido. Determinar el alcance de las ideas expuestas por el autor del texto.
c) Valoración crítica de los diferentes elementos- ideológicos y formales- presentes en el texto.
d) Conclusión. A modo de síntesis y balance.
1.5.1. Introducción
Debemos comenzar, si es posible, con una breve presentación del texto. Si se conoce el autor, el comentario puede iniciarse con una breve presentación de su personalidad y obra, generación literaria a la que pertenece, movimiento estético, época… Una vez recopilados los datos, debes organizarlos coherentemente. Por ejemplo, en un texto del que conozcas el autor y la obra a la que pertenece, podría seguir la siguiente secuencia: enmarcar el texto en la obra a la que corresponda; ésta en la producción total del autor; su producción en el marco biográfico del autor; y, finalmente, su vida en el contexto histórico (social, político, económico, cultural, literario…) en que vivió. ¡Atención! No debe abusarse de nuestros conocimientos previos; solamente debemos exponer lo imprescindible
para situar el texto. Nunca debemos tomar el texto como pretexto. No debe sobrepasar 1/4 de la extensión total del comentario.
De otro lado, nos referiremos al tipo y características del texto, así como al lenguaje específico en el que podemos encuadrarlo. A saber, de un lado, identificaremos el texto como una argumentación, exposición, narración…, y señalaremos los principales rasgos características de esa modalidad de texto. Y de otro lado, adscribiremos el texto al lenguaje técnico-científico, humanístico, literario, jurídico, periodístico… Si en la prueba existen preguntas específicas referidas a estas cuestiones, nos limitaremos a una síntesis de lo que se expondrá con detalle más adelante.
1.5.2. Explicación del contenido
Distinguimos, metodológicamente, dos partes:
a) Delimitación de la estructura. En nuestro auxilio nos plantearíamos, a modo de ejemplo, las siguientes cuestiones preliminares:
– ¿Cómo ordena el autor las ideas de este texto?
– ¿Qué elementos conectores aparecen en los distintos párrafos (conjunciones, adverbios, otros nexos)?
– ¿Qué tipo de estructura parece que sigue el texto? ¿Estás de acuerdo con ella?
– ¿Cómo sirve la organización de las ideas a la intención del autor?
Una vez realizado este ancilar ejercicio preliminar, identificaremos el tipo estructural básico adoptado por el autor: estructura analizante o inductiva, e. sintetizante o inductiva, e. encuadrada, e. paralela, e. sucesiva (las ideas siguen un orden cronológico)… No obstante, las posibilidades de organización son muy diversas e incluso podemos encontrarnos con textos sin una estructura bien definida.
b) Aclaración de las ideas. El objetivo es precisar el sentido de las ideas, reflexionar acerca de lo que el texto dice.
Este apartado no puede ser una mera paráfrasis ni tampoco la reproducción literal de las ideas fundamentales. El comentario puede incluir aclaraciones de conceptos o argumentos, matizaciones acerca de las causas o consecuencias de lo afirmado por el autor, puntualizaciones para hacer explícitas ideas sólo implícitas, reflexiones para asociar el contenido del texto con otros hechos o realidades externos al mismo, comentarios de tipo formal (recursos lingüísticos y literarios presentes, tipográficos…).
1.5.3. Valoración crítica
Su propósito y finalidad es exponer un juicio crítico, personal y razonado. Tomará como elementos de referencia las afirmaciones del apartado anterior.
En caso extremo, podemos usar una plantilla, a saber, someter a cualquier tema a una serie de lugares comunes: ¿quién?, ¿qué?, ¿dónde?, ¿a quiénes beneficia?, ¿ por qué?, ¿cómo?, ¿cuándo?, ¿desde o hasta cuándo?. P. ej.: el terrorismo.
Para acumular datos críticos en relación al texto, se sugiere que se haga respondiendo las preguntas arriba propuestas y a otras, como:
– ¿Puedo formular yo, de forma razonada, alguna afirmación que confirme o refute los argumentos presentes en el texto?
– ¿Me parecen convincentes los argumentos del autor en favor de las soluciones que ofrece a los problemas tratados?
– ¿Supusieron alguna novedad, en su momento histórico, las ideas defendidas en el texto?
– ¿Cabe considerar actuales dichas ideas?
En nuestro comentario crítico podemos, por tanto, aludir a:

– El interés, actualidad y vigencia del tema tratado.
– La autenticidad, originalidad, validez de los datos y argumentos utilizados. Se señalarán dudas, vaguedades, contradicciones y otros aspectos (eufemismos, manipulación de datos…).
– El interés y adecuación del tratamiento del tema. Posibles antecedentes, perspectiva personal del autor…
– Los medios formales: claridad, propiedad, variedad y riqueza del vocabulario, su complejidad sintáctica… La consideración formal del texto consiste en identificar la forma expresiva adoptada por el autor con el objetivo de determinar la correlación entre dicha forma y el contenido del texto. En cuanto a la determinación de la correlación entre forma y contenido, no se trata de un análisis pormenorizado de la forma expresiva del texto – este análisis detallado será oportuno si constituye una pregunta independiente del examen-, sino más bien que, basándose en algunos elementos formales relevantes (por ejemplo, el vocabulario utlizado por el autor), se muestre hasta qué punto dicha forma es el vehículo expresivo adecuado para transmitir los contenidos del texto.
Como apoyo y tarea preliminar de nuestro comentario formal, podemos hacernos las siguientes cuestiones:
– ¿Está expuesto con claridad y sencillez, o por el contrario, muestra una ordenación complicada?
– ¿Tiene corrección sintáctica y propiedad en el lenguaje?
– ¿Cuál es la estructura oracional más abundante (oración simple, yuxtapuestas, coordinadas, subordinadas)?
Para finalizar, crítica significa ‘análisis razonado’. Quedan excluidos, por tanto, el tono polémico, irrespetuoso o agresivo en relación con las ideas del autor. Expresar opiniones propias no significa una postura personal excesivamente subjetiva ni caprichosa. La argumentación, por último, ha de ser lógica y coherente, deben evitarse las contradicciones.
1.5.4. Conclusión
Resulta conveniente- si el tiempo lo permite -, un párrafo final en el que, brevemente, se insista sobre las observaciones realizadas y se presente un juicio global del texto. El objetivo es recapitular lo más significativo del comentario, se puede hacer una alusión a lo contenido en el resumen, destacar las aportaciones y aciertos fundamentales…
Este párrafo último muestra la organización de nuestro propio texto; produce en el lector la sensación de planificación, algo acabado, razonado…, virtudes que son apreciadas por cualquier corrector.
2. REDACCIÓN Y PRESENTACIÓN
2.1. Redacción: inventio, dispositio y elocutio

No debe olvidarse que es de extraordinaria importancia la forma lingüística del ejercicio. por ello, es evidente que ha de realizarse una REVISIÓN ANTES DE LA ENTREGA. En esta revisión debe atenderse a su corrección, entendida en sentido amplio:
a) Corrección ortográfica, de acentuación y puntuación.
b) Adecuación sintáctica: concordancias (verbos y sujetos, adjetivos y sustantivos…), nexos intraoracionales y extraoracionales (demuestran el enlace lógico de las ideas), el uso adecuado de preposiciones (deben evitarse “en base a”, “a nivel de”), el abuso del relativo “cual”, uso comedido de gerundios…
c) Propiedad léxica: el empleo del vocabulario correcto. Si se desconoce o no se está seguro del significado de palabras, pese a que “suenan bien”, no deben usarse, así como las palabras de registros diferentes: palabras coloquiales, vulgares…
Asimismo, deben eliminarse las repeticiones de términos, así como de palabras “comodín”: cosa, hacer, haber, decir… Por último, no se usarán clichés, frases hechas o lugares comunes.
d) Opiniones propias y ajenas. Redacta tus ideas personales de forma que sean reconocibles como tales, utilizando, sin abuso, para ello recursos del tipo – “considero que…”, “desde mi punto de vista…”, “a mi entender…”- que expliciten que son tus propias opiniones.
Para la referencia a las ideas del autor del texto, tanto si son literales como si no lo son, debes remitir al original. Para realizar de forma sencilla las remisiones al texto, puede utilizarse la siguiente clave: entre corchetes las líneas del texto en las que se encuentra la idea [7-12]. Si la remisión es una cita literal, se usarán las comillas y a continuación, entre paréntesis o corchetes, las líneas.
2.2. Presentación
La letra, en la medida de lo posible, será clara y legible. El ejercicio se presentará limpio, sin tachaduras ni líquidos correctores. El borrador previo nos permite presentar la versión final sin correcciones y tachaduras. Si fuera imprescindible la corrección, simplemente con una delgada línea se tachará la palabra o las palabras incorrectas.
Es evidente, de otro lado, que en el texto se han respetado unos márgenes razonables, así como una clara delimitación de párrafos. Deben omitirse, por consiguiente, los títulos de sección (por ejemplo, introducción, explicación del contenido, valoración crítica) con el fin de imprimir continuidad al escrito. La diferenciación de los distintos apartados del comentario se realizará dejando un doble espacio entre ellos.
La limpieza, la claridad y cierto sentido estético son factores que revelan pulcritud mental y predisponen favorablemente al corrector.

EL MEJOR ANTÍDOTO EN TIEMPOS DE CRISIS SE ESCRIBE CON POESÍA.

Aquí os dejo la copia  un artículo aparecido en “EL País”  9-marzo 2012 que me ha parecido  muy interesante. Espero que os guste. Hay que leerlo detenidamente.

El mejor antídoto en tiempos de crisis se escribe con poesía

La fundación Mapfre inaugura, en Madrid, el ciclo ‘Cruce de poesías’

Varios poetas reflexionan sobre el difícil momento que atravesamos

Madrid 9 ABR 2012 – 17:40 CET
  Ilustración de Fernando Vicente.

El género lírico es probablemente el más sensible de la literatura, y el más comprometido con el contexto social en que se escribe. Cervantes dijo que el año que es abundante de poesía, suele serlo de hambre. Cuatro siglos después y en plena decadencia económica, los poetas españoles coinciden con la tesis del autor de El Quijote: “La poesía es el antídoto contra la soledad y la pasividad frente a las dificultades que aparecen en estos tiempos de crisis”, asegura el poeta Pablo García Baena, premio Príncipe de Asturias en el 84 y premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 2008. El ganador del Premio Cervantes en 2006, Antonio Gamoneda relaciona la historia de la poesía española con el sufrimiento: “La poesía no es una salvación pero lo parece, en el sentido de que aunque no pueda modificar las circunstancias objetivas de ese sufrimiento, de esa situación, la subjetividad del poeta y del lector puede crear una liberación o un consuelo al colocarlo en el orden de la experiencia poética”. Y es que la poesía entiende de sentimientos, entiende de momentos y tiene las claves para desvelar incógnitas de nuestro tiempo a través de la belleza del manejo de las palabras y de hacer emerger sentimientos.

Con este propósito las poetas Blanca Andreu y Raquel Lanseros han puesto en marcha ‘Cruce de poesías’, un ciclo que comienza mañana en la Fundación Mapfre y que durará hasta el 19 de abril. Dos poetas cada día. Cinco parejas de autores líricos que representan todas las generaciones y registros que tiene nuestra poesía de hoy. “Hemos intentado incidir en la contraposición de la poesía mediterránea frente a la anglosajona. La nuestra es más luminosa, más imaginativa, más apasionada en cualquier ámbito”, explica Andreu. “Pretendemos que las parejas de poetas sean de lo más impactante. Juan Carlos Mestre y Sebastián Mondéjar recitan ambos con percusión. Francisco Brines (premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 2010) y Vicente Gallego (Premio Loewe de Poesía en 2002) son dos grandes de la poesía que sin duda abrirán el ‘Cruce de poesías’ como un concierto para dos violines”. Las lecturas duran entre 20 y 30 minutos, y a continuación se llevará a cabo un coloquio con el público.

El papel social que juegan los poetas hoy, en una época convulsa y de desconcierto, puede ayudar a encarar los nuevos tiempos. El poeta Jesús Aguado afirma que la poesía tiene mucho que decir en tiempos de crisis: “Son épocas en que perdemos la noción de lo que somos, para qué estamos aquí… Todas estas preguntas las responde, de manera indirecta pero eficaz, la poesía, que tiene la habilidad de responder a cuestiones que no se han formulado o que no se han sabido plantear. Se adelanta de alguna manera a las preguntas, y es ese carácter antiguo lo que aporta el poeta, que de algún modo se comporta como profeta”. García Baena coincide con Aguado en la importancia de la poesía a la hora de hacer despertar la inquietud de sus lectores: “En todo momento la poesía hace preguntas al lector y debe ser él el que responda ante el problema que le plantea el poeta. Es como una conversación de pensamientos”.

“Desde que estalló la crisis estamos todos sometidos al mismo discurso repetitivo, al mismo mensaje, a las mismas palabras”, dice la poeta y filósofa Nuria Barrios. “Estos ciclos dedicados a la poesía permiten dar paso a un lenguaje distinto donde las palabras no pretenden crear la realidad, sino facturarla, expresarla. Por eso son vitales en un momento como este. La palabra poética apresa la realidad, plantea preguntas y aporta descubrimiento. Pero sobre todo proporciona mucho placer” añade. Pablo García Baena asegura que en momentos de soledad, la poesía es un buen remedio: “Si escoges un buen poeta puede ser tu compañero en una tarde triste. Es una especie de antídoto contra el suicidio”.

mayo 2012
L M X J V S D
« Mar   Jun »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031